Spa decor

En un clima extremo, donde no hay primavera ni otoño, encima con el cutis graso y la piel seca… ya me ven buscando la crema ideal para mi desfase corporal; sin embargo hay una opción que no he tomado en cuenta y es la de los aceites corporales pues en Perú no hay mucha costumbre de usarlos ya que se asocian con sensaciones grasosas en la piel.

Gracias a la web 2.0 tengo la suerte de conocer a Mar Galisteo, profesional del sector de la belleza, con más de 20 años de experiencia y especialista en quiromasajes, aromaterapia y técnicas de terapias manuales, además de unirnos la pasión por las redes sociales. Veamos que nos dice al respecto:

¿Cuál es la diferencia entre un hidratante corporal en crema y uno en aceite? ¿Cuál aporta en general más hidratación? 

La primera diferencia es la textura. Una crema tiene mayor capacidad de absorción en la piel que un aceite, pero la ventaja de este último es que hay que aplicar mucho menos cantidad. 

La segunda diferencia es que el aceite tiene muchos más beneficios y  propiedades para la piel en un sólo producto; por ejemplo, el aceite de almendras es un buen desmaquillante facial, muy nutritivo y además es el mejor antiestrías que conozco y he probado; por otro lado, para que una crema tenga todas estas propiedades tienen que enriquecerlas con aceites vegetales y aceites esenciales puros.

La tercera diferencia es, por supuesto, el coste pues sale más rentable que una crema ya que se utiliza menos cantidad en la aplicación diaria.

¿Qué condiciones debe tener un aceite hidratante para que sea ideal?

Los aceites vegetales naturales se extraen de la primera presión en frío; esto es muy importante porque de ello depende su pureza y efecto en la piel.

Cada aceite debe tener su propio olor. Si huelen todos iguales quiere decir que no son puros y lo más seguro es que estén adulterados y por ese motivo no penetran en la piel, de ahí que muchas mujeres se sienten decepcionadas cuando lo prueban y les da la sensación de ser un producto muy oleoso.

El aceite corporal ideal si tienes la piel seca, sensible, desnutrida o con estrías es el de almendras. Si tienes la piel un poco grasa puedes mezclar el aceite de almendras con el aceite de jojoba al 50%, y recuerda que tienes que utilizar menos cantidad.

Aceite de Caléndula, extracto oleoso

 ¿Cómo se aplican? 

Para la aplicación diaria es preferible que se utilice por la noche como si fuera un tratamiento nocturno. Si es para uso corporal con una cucharada sopera es suficiente para hidratar todo el cuerpo. Las personas que no están acostumbradas a la textura del aceite pueden empezar añadiendo unas gotas a su crema facial o dos cucharadas soperas a su crema corporal y de esta manera, las enriquecen  y se van acostumbrando poco a poco.

Entre los aceites más conocidos tenemos el de rosas, almendras, aloe vera y cocoa, ¿cuáles son sus beneficios?

Aceite de Rosas: Es la reina de los aceites esenciales, además de ser una gran fuente de vitaminas para la piel y tener propiedades medicinales, sexuales y psicológicas.

14-aceite_anfora-rosas-126x240
Aceite de Almendras: De buena penetración cutánea; no deja la piel grasa y tiene propiedades nutritivas y regeneradoras. Aporta además elasticidad y tersura, lo cual previene las estrías durante el embarazo.
13-aceite_anfora-almendra-127x240
Aceite de Aloe Vera: Este es uno de los componentes más utilizados en productos de belleza por su capacidad de regenerar desde los tejidos más profundos de la piel hasta los más superficiales. Evita los granitos y erupciones; tiene propiedades calmantes y cicatrizantes, y además alivia y regenera quemaduras. Es un gran aliado para pieles grasas y sensibles.
aloe_aceite-106x240
Aceite de Cocoa: Ideal para pieles muy secas y desnutridas. Cierra las grietas de las manos y de los pies ayudando a suavizar las arrugas y marcas de la piel. Además aporta mucha hidratación.
kosmein_aceite-106x240

Los aceites de Instituto Español tienen el principal atributo de regenerar y nutrir la piel a través de su intensa actuación y rápida absorción. Gemma Chiappe, responsable de la marca en Perú, manifiesta que lo interesante es ir educando y lograr un hábito de consumo respecto a los aceites corporales, como en Venezuela, Colombia y algunos países de Centro América donde el consumo es cada vez mayor al descubrir esa efectiva hidratación y rápida absorción en la piel. “Es un trabajo minucioso que nos lleva a apostar por los spas y clubes de Lima para así educar a nuestros consumidores peruanos”. 

Cambiemos el chip y no nos perdamos la experiencia que nos ofrece el Instituto Español en el Perú, de venta en Inkafarma.